jueves, 9 de agosto de 2018

Escolopendra devorando una chicharra alicorta.


A menudo, cuando hablamos de depredadores, tenemos una tendencia casi inevitable a pensar o imaginarnos escenas de mamíferos carnívoros, aves rapaces,etc. Pero el mundo de los invertebrados, cuenta con depredadores increíblemente eficaces.

Esta observación es la que tuve el pasado 07/08/2018 a primera hora de la mañana, sobre un camino de tierra cercano a Trujillo. Se trata de una escolopendra de buen tamaño devorando un ejemplar de chicharra alicorta, quizás el resultado de la cacería nocturna de la escolopendra.

Fotografía Nº 1
En la primera fotografía vemos a la escolopendra devorando la chicharra con las forcípulas (extremidades posteriores provistas de aguijones venenosos) en posición defensiva ante el acercamiento de otra chicharra alicorta que es atraida por el cadaver de la otra chicharra y se acerca con la intención de comer (Fotofrafía Nº 2).

Fotografía Nº 2
Fotografía Nº 3
Tras unos breves instantes en los que parecen tantearse, la otra chicharra toma posición al otro lado de la victima de la escolopendra y empieza a comer.

Un par de minutos después, la escolopendra, probablemente saciada, se retira desapareciendo en el pastizal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario