domingo, 9 de febrero de 2020

El retorno de los cernícalos primillas a Trujillo

Cernícalo primilla (Falco naumanni).

Aunque la fotografía es solamente testimonial, ha sido tomada esta misma mañana  (09-02-2020), en Trujillo (Cáceres). 

Se trata de un macho adulto posado sobre una de las chimeneas del Palacio de los Duques de San Carlos, lugar donde suele anidar cada año.

Desde hace algunos días, ya se observan algunos cernícalos primillas que han retornado a Trujillo, la primera semana de febrero es ya momento para que diferentes especies estivales se dejen ver por aquí, como cernícalos primillas, golondrinas comunes, aviones comunes e incluso críalo europeo en el cercano berrocal.

Esta mañana hemos podido observar un total de 6 ejemplares en diferentes lugares de Trujillo. Este macho de la foto, al igual que en años anteriores, suele ser uno de los primeros en observarse cerca de su nido, ya que parece que retornan antes aquellos cernícalos más veteranos que además suelen ser bastante fieles a sus lugares de nidificación.

Pronto empezaremos de nuevo con nuestras rutas guiadas de observación de aves urbanas.

viernes, 7 de febrero de 2020

Supervivientes al invierno y maestros del camuflaje.


Los últimos días de sol, con temperaturas más elevadas, han activado a numerosos insectos, en este caso, a dos especies diferentes de grandes ortópteros que suelen sobrevivir sin problemas al invierno aquí en la zona de Trujillo.


El primer ejemplar es una langosta egipcia (Anacridium aegyptium) y el segundo es una langosta migratoria en su variante verde.

En ambos casos, estas grandes langostas que llegan a rondar los 6 centímetros de longitud, son también unas expertas en el camufrlaje, ya que mientras la primera especie mencionada, la langosta egipcia, que curiosamente luce una coloración rojiza, algo inusual en su especie y como además, es de comportamiento más arboreo, ha pasado gran parte del otoño e invierno refugiada entre la ramas secas y rojizas de un seto formado Cupresus arizonica donde solo ha sido vista algunos días soleados cuando sale a tomar el sol sobre la pared.
 

Por otra parte, el segundo ejemplar, es una langosta migratoria, que fue observada el mismo día (03-02-2020), junto al castillo de Trujillo y mucho y es una especie menos arborea que la primera, por lo que probablemente haya pasado los días más fríos del invierno entre el pasto seco, bajo la copa de alguna encina u olivo que la proptegiera de las heladas. Una vez fuera de su refugio en un día de sol, nos vuelve a llamar la atención la gran capacidad de esta especie para mimetizarse con un entorno,imitando a la perfección el color verde de la hierba fresca surgida tras las últimas lluvias, como de los restos de pasto seco que ya empiezan a pudrirse de la humedad y toman un color grisaceo.

viernes, 5 de julio de 2019

Críalo europeo (Clamator glandarius), un joven atendido y alimentado por una pareja de urracas.

 

Llanos de Trujillo. 03/07/2019

Le vimos venir volando, pasó a pocos metros por delante nuestra y se posó sobre una valla bastante cerca del camino desde donde empezó a llamar insistentemente para ser alimentado.

La urraca (Pica pica), es con diferencia, la especie cuyos nidos son parasitados con mayor frecuencia por el críalo, aunque en alguna ocasión he observado jóvenes de críalo atendidos por alcaudón real (Lanius meridionalis), como me ha ocurrido esta pasada primavera.

El pasado miércoles 03/07/2019 por la mañana, mientras observabamos al críalo que acababa de llevar volando junto a nosotros, las especies que he mencionado más arriba, estaban presentes en la zona y mientras observábamos al críalo, podíamos escuchar numerosos rabilargos muy cerca de nosotros e incluso un alcaudón real a pocos metros del críalo, pero finalmente acudió la urraca, pudimos observar varias cebas y como la urraca trataba de llamar la atención del joven críalo para llevarselo poco a poco más lejos del camino.

A continuación, una secuencia de fotos de un momento memorable:








martes, 2 de julio de 2019

Suculentos bocados para una carraca




Carraca europea (Corracias garrulus), portando ceba para los pollos, con una escolopendra en las fotos nº 1 y 2 y portando un ortoptero al que no he podido identificar en la fotografía nº3

Llanos de Cáceres.
02/07/2019

La carraca europea (Coracias garrulus), se encuentra en un momento de máxima actividad con nidadas a punto de salir del nido y otras que ya llevan varios días volando por la zona, y que aunque siguen siendo alimentados y defendidos por los adultos, ya empiezan a comer por su cuenta y parece estar próxima su emancimación y posterior dispersión.

En las fotos tomadas esta mañana en los llanos Cáceres, se puede ver a una carraca con una escolopendra de buen tamaño a la que estaba terminado de rematar antes de llevar a su nido para alimentar a sus pollos, también otra caraca con un ortóptero de gran tamaño que por su deterioro en elpotente pico de la carraca, no he podido identificar.

Grandes ortópteros y escolopendras suponen una parte muy importante en la dieta de carracas y otras aves como el cernícalo primilla, coincidiendo su periodo de máxima abundancia con punto algigo de la crianza, los primeros vuelos y la emancipación de los pollos.


jueves, 27 de junio de 2019

Buscando cernícalos primillas anillados en Trujillo



27/06/2019

Nos encontramos en una fecha interesante para localizar cernícalos primillas que porten anillas y poder identificarlos.

Es una buena fecha por varias razones, en primer lugar hay muchos pollos que empiezan a asomarse a los nidos y otros a hacer sus primeros vuelos y las colonias se encuentran en un momento de máxima actividad, todo ese movimiento atrae a aves que no forman parte de los reproductores de la colonia pero se sienten atraidos por el ajetreo que genera la fase final de la reproducción, son en su mayoría individuos inmaduros que nacieron la temporada cría del año anterior y que por lo general suelen ser observaciones/identificaciones nuevas, ya que a los reproductores les tengo localizados de los meses anteriores desde las fases iniciales de la reproducción y algunos de ellos ya son conocidos de otras temporadas de cría desde hace algunos años.La lectura de estas anillas aportan muchísima información y son muy utiles para entender lo que ocurre en las colonias.

Entre los no reproductores que aparecen ahora en las colonias de cría, se puede detectar con mucha facilidad a los machos con plumaje de segundo año, que son los que nacieron en la primavera de 2018 (foto nº 1 y 3), las hembras suelen pasar un poco más desapercibidas, también aparecen machos de plumaje adulto (foto nº 2), que quizás hayan terminado la cría, hayan fracasado la reproducción de este año o no sean reproductores a pesar de ser adultos y ahora se muevan visitando otras colonias, se les detecta facilmente pues pasan mucho tiempo posados, algo que no ocurre con los reproductores que no paran de ir y venir trayendo comida para sus pollos.

En cualquier caso, esta fecha es un momento muy bueno para localizar aves no detectadas anteriormente y sobre todo para localizar ejemplares jóvenes que nacieron el año pasado y han sobrevivido a su primer año de vida con todo lo que conlleva, como la migración, la invernada en Africa y en general lo que implica la supervivencia con la inexperiencia de un ave joven que quizás al año que viene se incorpore a la colonia de cría.

Esta mañana (27/06/2019), en solo unos 40 minutos en los silos de Trujillo, he podido localizar e identificar a una total de 3 ejemplares que no había localizado antes, los 3 eran machos, 2 inmaduros y un adulto.


Cernícalo primilla (Falco naumanni), un macho con plumaje de segundo año de calendario (nacido en la primavera de 2018), observado en los silos de Trujillo el 27/06/2019
Cernícalo primilla (Falco naumanni), un macho adulto, observado en los silos de Trujillo el 27/06/2019

Cernícalos primilla (Falco naumanni), dos machos con plumaje de segundo año de calendario (ambos nacidos en la primavera de 2018), observados en los silos de Trujillo el 27/06/2019

lunes, 10 de junio de 2019

Un martinete en pleno Madrid


Martinete común (Nycticorax nycticorax), Black-crowned night heron , observado hoy 10/06/2019 en pleno Madrid (Parque de la Quinta de los Molinos).
Después de un fin de semana intenso atendiendo el Stand de Extremadura en la feria MADBird, situada en el paseo del Prado en Madrid. Decidí quedarme a pasar la noche del domingo para descansar en Madrid antes de conducir hasta Trujillo.

Esta mañana a primera hora, he aprovechado para hacer una breve visita al parque de la Quinta de los Molinos, donde en un pequeño estanque, me he encontrado con este adulto de martinete al que no parecía importarle mucho my presencia, allí estaba tramquilamente con sus enormes ojos rojos y sus blancos penachos ornamenteles, también ha acudido una garza real y varias palomas zuritas han bajado a beber de la fuente, a medida que había más movimiento por la zona y el sol estaba más alto, esta ardeida de hábitos nocturnos ha preferido subirse a uno de los grandes pinos que rodean el estanque y ponerse a descansar de una forma mucho más discreta entre las ramas del pino.

  

 

Ya de vuelta, he podido observar de cerca al pito real iberico (Picus sharpei), un mosquitero papialbo (Phylloscopus bonelli) y una pequeña bandada de unos 7 piquituertos comunes (Loxia curvirostra).


Iberian Nature - Servicio de guías de naturaleza
Tlf: 676 78 42 21
E-mail: info@iberian-nature.com
Web: www.iberian-nature.com
Blog: www.iberian-nature.blogspot.com.es

viernes, 17 de mayo de 2019

Verderón serrano (Carduelis citrinella), observado en el Pinar de Navarredonda de Gredos.

Verderón serrano (Carduelis citrinella), observado el 15/05/2019 en el pinar de Navarredonda de Gredos (Ávila).
A última hora de la tarde, mientras paseaba por el pinar de Navarredonda de Gredos, justo cuando ya se estaba poniendo el sol a eso de las 21:10. Escuché el suave tintineo que caracteriza a la llamada de contacto del verderón serrano cuando vuela o se mueve entre las ramas de los árboles, un sonido que resulta muy tenue pero que recuerda ligeramente al de un jilguero. En ese momento levanté la vista y vi que era una pareja que iba directa a un pequeño prado abierto en el pinar donde abundaban pequeñas flores y semillas, al bajar al suelo desaparecieron inmediatamente entre la hierba, que aunque no era demasiado alta, era más que suficiente para ocultar a estos pequeños fringilidos y que por el movimiento de la hierba podía intuir por donde se movían, así que me aproximé con cuidado de no molestarles y esperé durante casi 10 minutos subido sobre un tocón para ganar un poco de altura y esperar desde ahí la oprtunidad de verles mejor.

Finamente apareció uno de ellos, a muy pocos metros de mi mientras no paraba de desgranar pequeñas plantas para comer las semillas, en ese momento conseguí hacerle esta foto que es la única que no salió movida pues ya eran casi las 21:20 y la luz dentro del pinar era muy escasa.

Se trata de una de las aves, que por su dificultad, suele hacerme más ilusión encontrar cuando voy a la Sierra de Gredos.