miércoles, 20 de septiembre de 2017

Buscando cernícalos primillas anillados

 
 
Durante la pasada temporada de cría del cernícalo primilla en Trujillo, desde la aparición de los primeros cernícalos primillas en las colonias de cría procedentes de sus zonas de invernada, estuve muy atento a la localización de aves anilladas y la lectura de los códigos de las anillas que portaban.
En total se han podido localizar y leer los códigos de las anillas de un total de 17 cernícalos en diferentes edificios de Trujillo.
De ese total de aves anilladas, 7 corresponden a retornos de aves que ya fueron detectadas durante el periodo de cría de 2016 (bien como adultos reproductores o como inmaduros de 2º año de calendario aquerenciados en mayor o menor grado a las colonias de cría) y 10 corresponden a nuevas localizaciones de aves anilladas que no fueron detectadas anteriormente.
Además de estas lecturas de anillas de PVC de color y código alfanumérico, hemos detectado al menos 6 aves diferentes que solo portaban la anilla oficial de metal, en estos casos, aunque a distancia no se pueden leer estas anillas y por tanto no se puede averiguar la identidad, origen o procedencia y normalmente tampoco la edad del ave (salvo plumajes de transición), sí que nos ayuda para diferenciarles de los demás individuos de la colonia, ayudándonos a entender que ocurre y cuál es la dinámica de las colonias de cría y aprender sobre el comportamiento de estas aves.
La mayoría de los cernícalos primillas que se anillan en Trujillo y en otras localidades de Extremadura, se marcan con anillas de PVC de color y código alfanumérico, suelen portar el PVC de color en una pata y una anilla metálica oficial del MAPAMA (Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente) en la otra. El color utilizado en los últimos años ha sido el rojo, aunque también hubo algunos años en los que se anilló con PVC de color azul o verde, siendo la inscripción del código siempre de color blanco.
Colaborar en la lectura de anillas de cernícalo primilla, además de ser muy útil para el conocimiento de la especie y de ayudar a entender la situación en la que se encuentran las colonias de cría y su evolución, es también nuestra forma de apoyar a GREFA en sus acciones para el estudio y la conservación del cernícalo primilla, dentro de un programa mucho más amplio de acciones encaminadas a mejorar el estado de conservación de las poblaciones de cernícalo primilla en toda España.
Pero además de todo eso, colaborar en la lectura de anillas, coger el telescopio, buscar aves anilladas y ser capaz de leer los códigos para identificar a las aves, es una tarea gratificante e incluso diría que emocionante cuando eres testigo del retorno de las aves, o cada vez que consigues localizar un nuevo ejemplar que no habías visto antes o llega una nueva temporada y retornan aquellas aves reproductoras que conoces de años anteriores, o ves como ejemplares menos veteranos regresan con la intención de incorporarse como reproductores, o aquellos ejemplares inmaduros que visitan la colonia cuando la primavera está avanzada y son aquellos que viste el año anterior como pollos ejercitar sus alas y hacer sus primeros vuelos.
Para colaborar en la lectura de anillas de cernícalo primilla, normalmente viene siendo imprescindible el uso del telescopio y con posibilidad de utilizar el zoom a más de 40 aumentos (40 X) y que las características de la óptica del equipo nos ofrezcan la suficiente definición como para ser adecuado para esta tarea. Con un telescopio terrestre también podemos recurrir a fotografiar a las aves anilladas mediante la técnica del digiscoping.


Hembra anillada fotografiada mediante la técnica del digiscoping.
También pueden ser muy útiles las cámaras tipo bridge con un Zoom óptico de más de 40 x que nos permitan fotografiar al ave, lo que nos dará información sobre su estado general, sus mudas y posibles detalles individuales del ave, o incluso para tomar fotografías de códigos que se muestran incompletos debido a la posición del ave, que podrían ayudar de cara a intentar una identificación posterior.

Los prismáticos son también de gran utilidad, aunque rara vez vamos a conseguir leer un código de una anilla solamente con la utilización de unos prismáticos, nos darán mayor agilidad a la hora de detectar con rapidez aves anilladas en sus posaderos para inmediatamente después, tratar de leerlo con el telescopio.
Resulta muy útil conocer los posaderos habituales y no es menos importante conocer la situación  de los puntos de observación más favorables, teniendo en cuenta la distancia, la altura a la que nos situamos con respecto al posadero, la hora por la orientación y la intensidad de la luz y  también por aprovechar los picos de máxima actividad de las aves.
La fecha es un condicionante de especial importancia, ya que según la fecha en la que nos encontremos, podremos esperar unos hallazgos u otros, por ejemplo:
Desde mediados de Febrero a mediados/finales de Abril:
A lo largo de ese periodo de más de 2 meses se produce el retorno de las zonas de invernada, la formación de parejas y la selección de los nidales que ocuparán para criar.
 
En este periodo podremos esperar principalmente la llegada de adultos reproductores, a veces con la incorporación de algún nuevo reproductor o con el retorno de aves conocidas que ya se han reproducido en años anteriores en la misma colonia, en este periodo también podremos detectar algún desplazamiento de aves reproductoras ya conocidas de una colonia a otra, también podremos ver el grado de fidelidad a los nidales del año anterior, si los utilizan de nuevo o si se producen cambios de ubicación.
 
 
Mayo:
 
Mayo es un mes en el que la actividad en las colonias se reduce al mínimo debido a la incubación y por tanto suele ser menos productivo buscar aves con anillas. Pero si tenemos tiempo, nunca es mala idea echar un vistazo aprovechando las horas de mayor actividad en las colonias.
 
Final de Mayo, Junio y Julio:
 
A partir de finales de Mayo empiezan a nacer los primeros pollos, lo que provoca que la actividad vaya volviendo a las colonias, ya que los pollos demandan alimento y a medida que van naciendo y creciendo dentro de los nidos, se multiplican las idas y venidas de los adultos con comida.
 
Normalmente aquellos adultos que estén anillados y acudan a alimentar a la nidada ya habrán sido localizados durante el periodo de formación de parejas si solemos visitar la colonia con cierta asiduidad, pero aún así, es interesante para saber cómo se desarrolla la temporada de cría.
 
En este periodo en el que los pollos crecen y la actividad de la colonia aumenta, es muy frecuente ver que aves no reproductoras visiten las colonias, a veces podría tratarse de adultos no reproductores o también ser aves procedentes de otras colonias cercanas y haber fracasado en su intento reproductor y no haber hecho un segundo intento de cría.
 
Mucho más frecuente es que aparezca un importante número de aves inmaduras, nacidas en la temporada de cría anterior, cuyo retorno de África es normalmente mucho más tardío y en pocas ocasiones se reproducen al año siguiente al de su nacimiento y si lo hacen, es de forma muy tardía. Entre estas aves inmaduras existe una alta proporción de aves anilladas, pues muchas de ellas procederán de alguna de las grandes colonias en donde se les está anillando anualmente, aunque también podemos tener sorpresas y encontrarnos con aves de un origen más lejano.
 
Este tipo de observaciones de individuos inmaduros, son muy interesantes pues nos dan información sobre el grado de retorno, la dispersión o la supervivencia al primer año de vida de unas aves que podrían incorporarse como reproductoras a la siguiente temporada de cría.
 
Macho inmaduro con plumaje de transición de 2º año de calendario. Por tanto nacido en 2016 y fotografiado en Junio de 2017. Presenta anilla metálica en pata izquierda.
 
 
Al final de la temporada de cría, en las colonias donde se les anilla, tendremos la posibilidad de observar los pollos o jóvenes en el periodo posterior al anillamiento y previo a que abandonen la colonia, las anillas nos permiten identificarlos individualmente y conocer su estado, su comportamiento y evolución en la colonia antes de su emancipación y abandono de la misma. En definitiva, nos ayuda a seguir aprendiendo más acerca del comportamiento reproductor de esta especie.
 
 

 
Espero que esta entrada sobre el anillamiento y posterior seguimiento mediante la lectura de anillas os haya resultado interesante.
 
Quería recordar a quienes salen a observar aves provistos  de telescopio o cámara, que una observación o fotografía de ave con anilla puede ser muy interesante para hacer una contribución al estudio de una especie amenazada como es el cernícalo primilla, para ello, solo es necesario prestarle atención a las patas de los cernícalos primillas y cuando observes alguna anilla en esta especie, comunicarlo posteriormente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario