viernes, 15 de febrero de 2019

Los primeros cernícalos primillas (Falco naumanni), van retornando a Trujillo.


Aunque solo es una fotografía testimonial, se trata de dos cernicalos primilla, un macho a la izquierda y una hembra a la derecha que han sido fotografiados esta mañana 15/02/2019 en un de los silos de Trujillo. En total he observado 5 ejemplares de cernícalo primilla y también a la pareja de cernícalo vulgar que está presente en estos edificios y anida aquí desde hace un par de años.

Hasta el momento, son muy pocos ejemplares y tienen todavía una presencia muy discreta, pero desde el pasado martes, ya les observo a diario. 

Son las fechas habituales para la llegada de los primeros ejemplares a Trujillo, pero tengo noticias de la observación de algún primilla mucho antes, en concreto el 06/02/2019.

martes, 12 de febrero de 2019

Programa de actividades Observa-FIO 2019

Durante los días 16 y 17 de febrero contaremos en Trujillo con las actividades del programa Observa-FIO, que como cada año se realizan en Trjillo el fin de semana previo a la celebración de FIO (Feria Internacional del Turismo Ornitológico) en Villarreal de San Carlos, dentro del Parque Nacional de Monfragüe.


En esta ocasión, el sábado 16, colaboraremos aportando el enfoque de un guía  ornitológico a la actividad dirigida especialmente a un publico infantil que se realizará por la tarde a partir de las 16:30, en esa actividad colaboraremos con Patxi, que se encargará de amenizar el recorrido con sus cuentos y adivinanzas sobre aves.

El domingo día 17, a las 10:30 de la mañana. Organizaremos un paseo ornitológico con la intención de observar aves urbanas dentro de la población, así como en las próximidades, ya que incluiremos una parte del recorrido por el exterior de la zona amurallada con vistas al berrocal. 

(Pulsa sobre la imagen para leer el programa completo).

domingo, 10 de febrero de 2019

Una joven viajera que regresa a las dehesas de Trujillo.

Grulla anillada con código E-19 fotografiada el 09/03/2018 en el berrocal de Trujillo.Se puede apreciar su plumaje juvenil.

En marzo de 2018 se localizó cerca de Trujillo, en pleno berrocal, a una joven grulla anillada que solía estar integrada en un grupo de entre 7 y 11 grullas. 

De hecho, durante la invernada de 2017-2018 observé en un par de ocasiones a una grulla joven acompañada de sus progenitores que portaba una anilla de PVC blanco de similares carácterísticas, pero que no pude leer.

El 07/03/2018, un observador local (Manuel Martin Martin), la localizó muy cerca de Trujillo, integrada en un grupo de entre 7 y 11 ( número variable según los días) grullas jóvenes que parecían estar recién emancipadas, ya que en esas fechas, la mayoría de los adultos reproductores habían puesto rumbo al norte, a partir de esa fecha, numerosos observadores pudieron ver a esta bandada de grullas jóvenes hasta bien entrada la segunda mitad del mes de marzo.

La práctica totalidad de la bandada estaba compuesta por ejemplares jóvenes que permanecian muy aquerenciadas a un pequeño prado encharcado donde parecían encontrar bulbos, lombrices y otros invertebrados que estaban entre el estiercol y la paja que los operarios de la finca habién tirado con el tractor unas semanas antes.

Aquel grupo de grullas jóvenes se mostraba muy confiado, quizás debido a que los adultos ya habían retornado semanas antes hacia el norte, buscando sus territorios de cría, y estas jóvenes no reproductoras, al tratarse de aves que estaban recien emancimapadas, la inexperiencia les hiciera ser más tolerantes a la presencia humana, permitiento un mejor acercamiento y la posibilidad de leer y fotografiar con facilidad a esa joven grulla que portaba una anilla de PVC de color blanco y código alfanumérico en color negro con la inscripción "E19". Este tipo de anillas se utilizan en Polonia y no siempre son faciles de leer a mayor distancia, salvo que además de contar con un buen telescopio, tengas una buena visibilidad y unas condiciones de luz te ayuden a leer el código.

Con esa lectura se pudo aportar algo más de información sobre su primera invernada en Extremadura y se supo que además de ser una grulla procedente de Polonia, procedía de la región de Wielkopolskie situada en el centro-oeste de Polonia, donde fue anillada cuando era un pollo el 20/05/2017.

También se ha podido saber que la primera invernada transcurrió exclusivamente en las dehesas de Trujillo y Aldea del Obispo, ya que en su historial, además de varias observaciones en Polonia durante sus primeros meses de vida y antes de iniciar la migración, su primera observación registrada en España fue el 15/11/2017, justo al inicio de la invernada en el término municipal de Trujillo. Según el historial de esta grulla, el pasado verano de 2018 la volvieron a ver varias veces a solo 8-10 kilómetros de donde había nacido.

La sorpresa ha venido de nuevo este año 2019, ya que he podido encontrarla e identificarla en más de 8 ocasiones a lo largo del mes de enero e inicios de febrero, siendo el 06/02/2019 el último día que he tenido ocasión de observarla.

Parece ser que las dehesas de encinas situadas al norte de Trujillo, en los términos municipales de Trujillo y Aldea del Obispo que conoció en 2017 durante su primera invernada en la que vino acompañada por sus progenitores, ha sido la zona que finalmente  ha elegido para pasar también la segunda invernada de su vida a 2.285 kilómetros del lugar en que nació.

Resulta apasionante el fenómeno de la migración de estas aves, que atraviesan continentes o pasan de unos a otros en caso de ser necesario. Este ave en concreto, sin haber cumplido todavía los dos años de vida, ya ha hecho dos largos viajes de ida hacia el sur y uno de vuelta hacia el norte.

Ahora mismo, esta grulla debe estar a punto de iniciar su viaje al norte y preparándose para ello, suponiendo que no lo haya empezado ya. De nuevo volará casi 2.300 kilómetros (contados en línea recta), sobrevolando todo tipo de paisajes mientras atraviesa Europa, movida únicamente por su instinto y su fortaleza física, sin más límitaciones que las condiciones meteorológicas que encuentre durante su viaje y la necesidad de procurarse alimento.

Espero que en próximas invernadas siga volviéndo a esta zona y poder seguir observarla durante muchos años, pasando el invierno en estas dehesas de centenarias encinas.
 
El mismo ejemplar con anilla de PVC blanco con código E-19 observada el 14/01/2019 en las cercanías de Aldea del Obispo.Ya se observa perfectamente el color rojo en su cabeza, aunque no tan extenso y llamativo como en los ejemplares de mayor edad.

Detale de las anillas de PVC con código alfanúmerico y metal que porta esta grulla.

sábado, 9 de febrero de 2019

Un "siseo" cada vez menos frecuente


Estos aves en vuelo, es un grupo 25 sisones (Tetrax tetrax) que he podido observar este tarde cerca de Trujillo. Su nombre oficial es sisón común, pero en cuanto a lo de llamarlo sisón "común", es algo a lo que ya me niego. 
Lo del nombre de sisón, le viene por el siseo tan característico que producen los machos al volar y durante las exhibiciones, saltos y persecuciones aereas durante el cortejo, todo ello producido por la cuarta rémige primaria de cada ala de los machos, que es corta, algo recurbada y que al volar produce una vibración que nosotros percibimos como un siseo.

Grupos invernales como este que he observado, es lo que nos va quedando de un ave que hasta hace pocos años los contabamos por centenares. En la actualidad, este es uno de los mejores grupos más numerosos que que tengo lolalizados y que estoy observado este invierno.

No quiero ni pensar lo que nos quedará en los llanos dentro de 5 o de 10 años.

El sisón necesita de acciones contundentes y forma de muy urgente, a pesar de que ya vamos muy tarde. Este ave tan característica de los llanos, no puede caer el olvido o a que nos resignemos a aceptar su desaparición sin más, no nos lo podemos permitir.

Algo habrá que hacer o dentro de pocos años le vamos a echar mucho de menos.